Dar las gracias a la vida con su árbol en las manos

Estoy decidida a decirte:¡Gracias!

Y todas estas historia, junto a la de los muertos en solitario en tantas sala de hospital, los enfermos que aún quedan por curar, por todos aquellos que padecen hoy otro tipo de patologías que les hacen vulnerables a este horror, me han hecho preguntarme cómo agradecer todo lo que no me ha tocado a mi en esta ocasión.